jueves, 25 de octubre de 2012

¡Tequila tú!

Los hilos del tiempo empujan mis huesos, hasta desmontarlos cada estación. Sé que tú los coserás. Y conociéndote como te desconozco, sé que empezarás por la entrepierna y luego coserás una sonrisa en mi calavera con hilo rojo. [Me encanta encontrarlos en la cama.] Sin duda mi tequila ha encontrado su medio limón. De tanto polvo y sudor, nuestro pantano. Donde descansan nuestros huesudos esqueletos las tardes de domingo.

5 comentarios:

  1. Pura dinamita.

    para esta entrada deberías tener un cuadradito de "fetén", porque darle a me gusta me parece un insulto.

    ResponderEliminar
  2. temendo...que pedazo de entrada amigo...
    un besazo...

    te espero en mi blog

    ResponderEliminar
  3. inyectas tequila en sugerente y punzante y húmeda tinta.

    Placer haber descubierto tu espacio.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Tu blog me vuelve loca y lo que escribes mucho más.
    Exitos.

    ResponderEliminar