domingo, 6 de noviembre de 2011

365 Días, por una noche.


Fui el vaso, la cama el hielo y tú el whisky. Diste el calor al invierno más cálido según los telediarios. Pasó el tiempo y no me di cuenta que el reloj llevaba tanto tiempo cronometrando. Jugamos con fuego dentro de las gasolineras. Nada nos paró y cuando estuvimos en medio de la nada, nos dio por reír. Todas las noches tienen aquella luna. La luna que nos miró en aquella borrachera, entre miradas temblorosas y caricias tímidas. No nos arrepentimos de nada, porque ahora tenemos todo.

4 comentarios:

  1. eres un fenomeno amigo...me gusta cada cosa q escribes con esa firma tan tuya...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta.. siempre es bueno no arrepentirse, y menos aún si las cosas acaban bien.

    ResponderEliminar