domingo, 5 de mayo de 2013

¿Cómo llegué?

Le lame la mano y le llama amo. Se gira hacía mí, se acerca gateando como un animal y comprueba que estoy bien atado a la silla con una mano. La otra baja mi bragueta y deja al descubierto un futuro duro secreto. Vuelve con su amo gateando, parando en el trayecto un par de veces para comprobar que sigo admirando la escena.
El olor a lubricante, sudor y sexo lo cubren todo mientras su cuerpos se golpean.
Mi polla señala mi barbilla y puedo notar como palpita pidiendo una lengua caritativa a gritos. Ella me mira y sonríe entre gemidos. Él es su amo y está claro que yo soy su esclavo, o algo más perturbado que por ahora no me desagrada.

3 comentarios:

  1. "Mi polla señala mi barbilla y puedo notar como palpita pidiendo una lengua caritativa a gritos"
    Qué genial.

    ResponderEliminar
  2. buena manera de hablar de placer

    ResponderEliminar
  3. realmente perturbador, pero me agrada tu manera de escribir así que te sigo :3

    ResponderEliminar